personas

Asumir nuevos retos, desde la cocina hasta la limpieza

ISS_Jari_Kallioinen_01_1500px

Cuando el coronavirus cerró los restaurantes, Jari Kallioinen, con varias décadas de experiencia en la cocina, se adaptó a la situación y comenzó a limpiar, descubriendo el lado positivo en circunstancias extraordinarias. 

Restaurants closed their doors one after the other. The exceptional conditions caused by the coronavirus led to the closure not only of private restaurants but also of some ISS restaurant services. Like many other restaurant workers around the world, Jari Kallioinen, who worked as a chef, was suddenly out of work.

But before the emergency could affect his livelihood, ISS called with an offer. How would he like temporary work as a cleaner in a food industry power plant? Jari was used to cleaning workspaces, but instead of countertops in the kitchen, he would clean broad surfaces and large floor areas in the power plant halls.

“ISS offered me replacement work as a cleaner. I thought right away that I'm ready to try something new. At the same time, my commute was significantly reduced, as the new job is only three kilometres from my home,” Jari says.

Cleanliness is half the battle

Jari, who has done kitchen work of various kinds since 1984, started his career at ISS in 2005, when friends recommended the company to him. He’s worked as a chef and head chef, always enjoying the cooking itself and the social element of the job.

“I have been very happy with ISS. It’s a big company and offers opportunities to move from one place to another. Not only from kitchen to kitchen, but also between positions. It offers many career opportunities.”

The transition from cooking to cleaning resulted from the exceptional situation caused by the coronavirus and was surprisingly easy.

“I’ve always appreciated cleaning, because hygiene is half the battle in cooking, and you must always clean up after yourself as a cook.”

 

ISS es una gran empresa que ofrece oportunidades de movilidad de un lugar a otro. No solo de una cocina a otra, sino también entre diferentes puestos.

Jari Kallioinen, ISS Finlandia

Antes de comenzar su nuevo trabajo, Jari asistió a una jornada intensiva de presentación sobre las tareas que tendría que llevar a cabo, las medidas de seguridad requeridas y la cuenta del cliente. Dicha presentación le sirvió de introducción rápida a las exigencias de su nuevo puesto; posteriormente ha seguido aprendiendo en el trabajo. Además, sus nuevos compañeros lo recibieron muy bien y le brindaron su apoyo.

 

Muy probablemente, Jari seguirá algunos meses más trabajando como operario de limpieza antes de regresar a la cocina. Y, dado que está abierto a nuevos horizontes, está aprendiendo mucho de los operarios de limpieza profesionales.

 

“La iniciativa es clave aquí, ya que trabajas de manera autónoma. Durante los cambios de turno, acostumbramos conversar en la sala de café, y puedo pedir a otros profesionales de la limpieza consejos adicionales para hacer bien el trabajo”.

 

Aprender con la práctica

 

A pesar del cambio de trabajo, la jornada laboral de Jari ha seguido siendo la misma. Comienza a las 06:00 y termina a primera hora de la tarde. La mayor diferencia está en la naturaleza del trabajo. Mientras que las tareas en la cocina implican una estrecha colaboración, Jari, como operario de limpieza, hace su trabajo de manera autónoma.

 

“Se trata de un trabajo en el que se puede aprender mucho, donde la importancia de la limpieza se ha hecho más evidente para mí. La higiene se ha acentuado aún más debido a la pandemia del coronavirus, convirtiéndose en un factor esencial para el funcionamiento activo de las fábricas y otros lugares de trabajo”. 

 

Manténgase al corriente

Suscríbase para recibir los últimos análisis de ISS. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Subscribe

Historias acerca de las personas, los espacios y el planeta

LAS PERSONAS CREAN LOS ESPACIOS

Más de 59,000 clientes en más de 30 países