caso práctico

Los equipos de desinfección mantienen limpios los lugares de trabajo austriacos durante el COVID-19

El COVID-19 amenazó los lugares de trabajo como nada lo había hecho antes. Como expertos en descontaminación, respondimos rápidamente con un despliegue de especialistas para garantizar que los sistemas de transporte, las cadenas de suministro y los lugares de trabajo fueran seguros, lo que incluía a nuestros responsables de higiene y equipos de desinfección austriacos.

DE_2020_Cleaning_Hygiene Stewart_PureSpace_August_2020

En ISS, tenemos una amplia experiencia en la prevención de la propagación de enfermedades infecciosas, como el SARS, el ébola y la gripe porcina, particularmente en lugares de alto riesgo como aeropuertos e instalaciones de salud. Por lo tanto, cuando se produjo el COVID-19, ya teníamos protocolos probados y acceso establecido a herramientas, productos y equipos de protección personal.

Esto llevó a nuestros colegas en Austria a establecer los denominados equipos de desinfección: expertos especializados en limpieza que descontaminan o desinfectan los edificios si nuestros clientes están preocupados por un brote. La descontaminación y la desinfección juegan un papel importante a la hora de prevenir la propagación del virus y de garantizar que los servicios esenciales, como el transporte y las cadenas de suministro, sigan funcionando.

“Llevamos varios años ofreciendo servicios de descontaminación en el aeropuerto de Viena, incluso durante la epidemia de ébola”, explica Bernd Steinreiber, Director de Excelencia en Limpieza y coordinador de los equipos de desinfección austriacos. “Esta experiencia nos permitió reaccionar rápidamente ante la rápida propagación del coronavirus y prepararnos para posibles operaciones de descontaminación en toda Austria”.

Equilibrio entre tiempo de respuesta, presupuestos y seguridad

“Recibimos llamadas de clientes preocupados, tanto nuevos como existentes, que querían que nuestros equipos se presentaran cuanto antes en sus edificios para protegerlos”, explica Bernd. “Pusimos todo nuestro empeño para reducir el tiempo de respuesta a 24 horas; al mismo tiempo, tuvimos que garantizar también la seguridad de nuestros equipos y la calidad de nuestros servicios”.

La cadena de suministro fue el primer desafío. Los equipos de limpieza y protección tenían una gran demanda y los precios se disparaban, lo que implicó que Bernd y sus equipos se enfrentaran a restricciones presupuestales y a trabajar contra reloj.

Además, en el caso de los nuevos clientes, los equipos de desinfección entraban en edificios que nunca habían visto. “Esto implicó nuevos desafíos, porque no sabíamos qué íbamos a necesitar”, dice Bernd. “Así que tuvimos que pensar en todo lo que podríamos encontrar, según nuestra experiencia, y preparar equipos adicionales para asegurarnos de que todas las eventualidades estuvieran cubiertas”.

Refuerzo de los equipos

Cuando el coronavirus golpeó el país, ISS Austria tenía 20 personas en sus equipos de desinfección. Este número aumentó rápidamente a 100 gracias a la flexibilidad de nuestros compañeros y su espíritu de equipo.

Los nuevos miembros del equipo de desinfección participaron en un programa intensivo de capacitación de dos días de duración. Medio día dedicado a los protocolos y productos de limpieza; el tiempo restante fue de práctica, donde los nuevos compañeros repasaron todo lo que necesitaban saber para hacer su trabajo con seguridad. Los miembros de los equipos de desinfección reciben actualizaciones continuas para garantizar que estén bien equipados para realizar su trabajo.

Responsables de seguridad

Además de nuestra oferta de equipos de desinfección en Austria, creamos un nuevo servicio global: Responsables de Higiene.

Como su nombre sugiere, nuestros responsables de higiene son embajadores del lugar de trabajo y la higiene personal. Puede encontrarlos en las recepciones, donde le ofrecerán orientación sobre hábitos de higiene personal, como lavarse las manos con regularidad. Y los verá por todo el edificio, mientras realizan inspecciones y limpian puntos de contacto como manijas de puertas, escritorios e impresoras varias veces al día.

“Normalmente, nadie quiere ver ni oír al operario de limpieza en sus oficinas”, comenta Bernd. “Entramos temprano para retirarnos cuando las personas empiecen a trabajar o entramos después de que se vayan. Pero ahora es totalmente diferente. A todos les encanta ver a nuestros responsables de higiene porque saben que son nuestros trabajadores de primera línea, lo que contribuye a que se sientan seguros en todo momento”.

A todos les encanta ver a nuestros responsables de higiene porque saben que son nuestros trabajadores de primera línea: eso contribuye a que se sientan seguros en todo momento.

Bernd Steinreiber, Director de Excelencia en Limpieza y coordinador de los equipos de desinfección austriacos

La higiene personal es lo primero

Como resultado de la pandemia del coronavirus, muchos gerentes de instalaciones tienen más presente que nunca mantener la higiene de los edificios y aumentar la frecuencia de su limpieza para prevenir problemas de contaminación y mantener sus instalaciones higiénicas y seguras. Hacemos todo lo posible para prestar los servicios que necesitan para tales fines.

Sin embargo, como señala Bernd, no importa con qué frecuencia se limpien las instalaciones si las personas hacen caso omiso de la higiene personal.

“Cada plan de limpieza debe contemplar cómo hacer que las personas se laven las manos regularmente y tomen otras precauciones de higiene personal. Esto es algo que nuestros responsables de higiene continuarán apoyando, compartiendo conocimientos y recordando a las personas qué hacer para ayudarlas a sentirse más seguras en el trabajo”.

Manténgase al corriente

Suscríbase para recibir los últimos análisis de ISS. Puede cancelar su suscripción en cualquier momento.

Suscríbase aquí

Historias acerca de las personas, los espacios y el planeta

LAS PERSONAS CREAN LOS ESPACIOS

Más de 60.000 clientes en más de 30 países